FORGOT YOUR PASSWORD?

*

El Ajedrez en la escuela

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Suscribirse a esta lista por medio de RSS. Ver entradas etiquetadas Escudo

Publicado por en en Cuentos y poesias

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación Educativa El Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL PEÓN VALIENTE

         Erase una vez un peón que estaba muy triste porque no servía para nada.

         Un día el peón se decidió a hablar con el Rey:

Amadura-          Sr., he decidido que como no tengo ninguna cosa para defenderme si hace el favor, de prestarme algunas cosas que necesito: la armadura, el escudo y la espada.

Y el Rey contestó:

-          Por supuesto peoncito, le diré a Torreón que te dé la mejor armadura y la más fuerte y resistente, luego la espada de mi padre, por supuesto la mejor, dijo el Rey.

¡Llegó el día de la batalla con el rey negro! El Rey negro secuestró a rey blanco. Entonces Alfitrón, Torreón y Peoncito fueron a rescatarlo.

     MazmorraEl Rey y sus súbditos estaban encerrados en una mazmorra del castillo, todo era negro: la cama, el suelo, incluyendo las paredes pero lo único que no era negro, era una flecha blanca que habían tirado en la última batalla. A la noche siguiente Torreón,  Alfitrón y Peoncito estaban ya en la entrada del castillo. ¡Qué susto se llevó Peoncito cuando secuestraron a sus amigos!

     Rápidamente se escondió en una torre de piedra negra, luego fue a liberar al Rey y a los demás. Ahora Peoncito es el Héroe del Castillo Blanco.

NOMBRE: Beatriz Mancera Ramírez

Curso: 3º

Visitas: 3293
0

VIII

¿Sabías qué...?

“A principios del siglo XI el ajedrez estaba muy extendido entre el clero y los nobles”.

Ajedreez malditoPedro Damiani, 1007-1072, cuando era cardenal de la diócesis de Ostia, escribió al papa Alejandro II comunicándole lo violento que podía ser el juego del ajedrez. Pedro Damiani comunicaba al papa que había castigado a un obispo florentino por dedicarse al ajedrez descuidando sus deberes religiosos; por este motivo el papa Alejandro II prohibió el juego de ajedrez”.

“San Bernardo de Claraval en 1128, al dictar las reglas a los caballeros templarios, una de ellas era prohibir el juego del ajedrez”.

“En el escudo del papa Inocencio III aparece un tablero de ajedrez”.

“El ajedrez se conservaba entre los tesoros papales que acompañaban a los pontífices incluso en el destierro de Aviñón”.

“No sólo el clero y los nobles jugaban al ajedrez, el pueblo llano también lo practicaba”.

“San Bernardino de Siena el domingo 23 de septiembre de 1425 predicó en Perugia con palabras tan ardientes contra, no sólo el juego de ajedrez, sino muchos otros juegos, que “muchos hombres llevaron a la plaza dados, tableros, cartas, ajedrez y cosas similares para que fueran arrojados a la hoguera”.

Hoguera“Un año más tarde en 1426, el mismo san Bernardino, afirmó durante un sermón que un religioso franciscano, Fray Mateo de Sicilia, había conseguido destruir en el fuego en la ciudad de Barcelona, en un solo día, dos mil setecientos tableros, muchos de los cuales eran de marfil, y muchos juegos de ajedrez, y además convirtió a muchas almas”.

“En los años 1496 y 1497 Jerónimo Savonarola consiguió, en Florencia, destruir en el fuego los ajedreces en dos famosas  hogueras llamadas hogueras de la vanidad”.

“El tal Jerónimo Savonarola sabía jugar al ajedrez porque lo confirman algunos biógrafos, que citan el contenido de un sermón celebrado el 9 de mayo de 1496”.

Visitas: 3144
0
TOP