FORGOT YOUR PASSWORD?

*

El Ajedrez en la escuela

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Publicado por en en Cuentos y poesias

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación Educativa El Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

LA MALA JUGADA DEL REY

         Llovía en un pequeño pueblo en las afueras de la India. En éste había un castillo enorme donde vivía un rey muy refunfuñón y su querida reina.

La brujaTodos los días desde que amanecía el rey se disponía a mandar y a revisar el trabajo de sus empleados, mientras que su mujer la reina se cepillaba su cabello largo y suave con la ayuda de su doncella particular. Lo que no sabía la reina es que esta doncella no era ni más ni menos que una perversa bruja que llevaba desaparecida mucho tiempo. Todas las tardes el rey se sentaba en su trono y leía, mientras que su esposa le contaba sus penas. Esta le decía que estaba muy sola; que quería tener un hijo. El rey comprendía la tristeza y deseo de su reina y esa misma noche se pusieron en marcha. Pasado dos meses amanecía  y el rey volvía como siempre a sus tareas y la reina satisfecha cantaba y tejía muy alegre.

         El rey al terminar sus tareas decidió ir a montar a caballo por todos sus territorios; al volver cual fue su sorpresa, que vio a la reina tirada por las escaleras.

         El rey muy preocupado la llevó a su recámara y mandó a un empleado en busca del médico. De repente la reina despertó con un fuerte dolor de cabeza y de estómago, llegó el médico y pidió quedarse solo con ella.

         La revisó y le encontró una fuerte conmoción en su vientre; mandó llamar al rey y lo encontró llorando, lo mandó entrar y le dijo que tenía dos malas noticias, y él contestó nervioso:

-          Responde, dilo ya.

-                     Mire mi majestad, la reina está bien moralmente, pero ha perdido un principito o principita que llevaba dentro. La reina descansó y a la  mañana siguiente encontró al rey a su lado triste y lagrimoso contemplando y acariciando el vientre de su mujer. Ésta, igual de triste, consolaba a su marido, y le dijo: ”No te preocupes que el amor que sientes por mí, no permitirá que seamos tan infelices”

         Pasaron dos semanas ya hechos a la idea, seguían sus tareas habituales.

        Princesa peinándose La reina empezaba a notar a la doncella que le contestaba y discutían, la doncella se reveló y echó una maldición: “cuando te estés peinando y se te caiga una púa del peine al suelo todas los habitantes de este castillo se volverán en piezas de ajedrez”.

         Todos preocupados. El Rey mandó a guardar con cuidado todos los peines viejos y coger uno nuevo. Pero de pronto la bruja se apoderó de uno de ellos y tiró un pincho, el día empezó a nublarse y ¡plasf! Todos se transformaron en piezas de ajedrez.

         La reina en Dama, el rey en Rey, los empleados en peones, los caballos, la cocinera era la Torre, y el jardinero era el Alfil. Todos se quedaron inmovilizados hasta ahora. La gente del pueblo no se lo podía creer y cuando vinieron turistas que estudiaban dibujo, no se creían esa historia y al ver que era verdad, copiaron las figuras y las llevaron a la ciudad y allí tampoco se lo creían pero lo afirmaron, hicieron un tablero con pintas y lo llamaron el Juego del Ajedrez, un deporte de inteligencia y habilidad. Todas las personas en la actualidad juegan pero una vez un niño pequeño quería aprender; intentando jugar movió todas las fichas al revés y, ¡plasf!,desapareció el hechizo, las piezas volvieron a ser personas, retrocedieron al pasado y allí todos despertaron de un sueño larguísimo, y la bruja murió de una confusión del hechizo. Entonces todo en las afueras de la India volvió a ser normal y el rey volvía a sus actividades habituales como de costumbre, y la reina tejía y cantaba alegremente porque estaba esperando un principito. Llegó el momento y el niño nació, sonaron las campanas del pueblo y celebraron hasta el amanecer. El jovencito de llamó Eduardo, creció feliz y contento con sus seres queridos: la Reina María y el Rey Eduardo.

NOMBRE: Teresa González Marrero

Curso: 7º

Visitas: 3382
0

Publicado por en en Cuentos y poesias

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación Educativa El Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL AJEDREZ DE SERNER

     PRÓLOGO:

     Me llamo Manolilla. Toda mi vida la he pasado sola. Pero un día, conocí a un niño y me cambió.

     Trata de un niño huérfano, que vive en las calles, y empieza a jugar a un juego llamado El Ajedrez.

     Gracias a ese juego el niño gana dinero y nunca más pasa hambre.

     Yo, Manolilla, tengo 50 años y lo adopto. Pero antes pasan muchas cosas.

     Disfruten de este cuento. Manolilla del Couffeti.

CuboUn huérfano estaba junto a un cubo de basura. Buscó una espina de sardina, porque hacía varios días sin probar bocado. Chupó la sal que quedaba en la espina.

     Después de eso el niño se fue a una pequeña choza que había hecho con cartones.

-          ¡Eh, mira, ese mocoso no se lava nunca! ¡Se te agarra a ti pidiendo limosna como un imán!

Le gritó un niño que iba acompañado de dos niños más. El huérfano con cara triste le contestó:

-          Yo no soy esa persona que tú dices, me gano la vida con alguna limosna, cuando canto por las calles…

ChozaUno dio la orden y los otros tres niños comenzaron a pegarle brutalmente. Después, quemaron su choza y se fueron.

     Comenzó a hacer frío y al niño se le ocurrió ponerse a los pies de un árbol.

     Este  niño primero pegado, después destrozaron su caseta no odiaba a los niños.

-          ¡No hay nada como dormir a los pies de la naturaleza, nunca te echa de su lado!

Pensó él.

         A la mañana siguiente, me lo encontré en el mercado observando a unos chicos que jugaban al ajedrez. Todas las mañanas estaba él mirando atentamente el juego, tenía una cierta atracción por el juego.

         Un día le dije:

-          Hola, me llamo Manolilla. ¿Tú cómo te llamas?

Él me dijo:

-          ¡Me llamo…, bueno…, no tengo nombre, pero me gusta que me digan Serner. Me gusta.

-          Te he traído un ajedrez, sé que te gusta mucho. Si quieres vamos a mi casa y jugamos una partida.

Cuando llegamos le serví comidas y bebidas. Enseguida, nos pusimos a jugar. ¡Era increíble cómo dominaba su mente, una máquina del ajedrez!

         Llegó un momento que me cansé de jugar, y le pedí que se fuera, porque iba a descansar. Cogió el ajedrez y se fue.

         Jugó toda la noche solo, procurando ser justo, pero siempre ganaba. Al día siguiente, fui al mercado y me lo encontré, pero esta vez jugaba con muchas personas que apostaban contra él. Y lo curioso era que Serner tenía un puñado de billetes en la mano

         Me acerqué y le dije:

-          Tengo una noticia para ti, vamos a mi casa para contártela y de paso te quedas a comer.

-          Vale, vamos Manolilla.

Cuando llegamos, la verdad es que yo tenía nervios. Después de un silencio le dije:

- Me gustaría adoptarte, si quieres hoy mismo arreglo los papeles. ¿Qué dices?

-          ¡Es increíble! ¿Es verdad? ¡Nunca pasaré hambre, ni frío y tendré una persona para jugar al ajedrez! Contestó él.

Entonces arreglé todos los papeles y apunté a Serner en un club de ajedrez. Empezó el campeonato y Serner estaba loco por quedar primero. Un mes más tarde jugaba la final, yo estaba allí para apoyarle. Fueron momentos de gran tensión para todos, Serner no iba muy bien que digamos. Luego, empezó a arrinconar al adversario, con su rey, la dama y el caballo le dio un mate muy bonito. El mate salió en el periódico. Obtuvo el primer premio.

     También lo inscribí en el colegio y fue de maravillas. Y enseñó a muchos chicos a jugar al ajedrez.

-          Mamá, ¿algún día conoceré a Kasparov? Me preguntó Serner una vez.

Entonces le respondí:

- ¡Por supuesto que sí! Mañana es tu cumpleaños y tengo una sorpresa para ti.

         No pudo dormir en toda la noche. Por fin llegó el día de su cumpleaños. Cuando alguien tocó en la puerta, Serner la abrió y vio a un hombre con un ajedrez en la mano.

Kasparov-          ¡Es Kasparov, con un tablero en la mano. ¡Es increíble, este es el mejor día de mi vida! Gritó Serner.

Ese fue el mejor día para él. Ahora es famoso y gana mucho dinero, ahora tiene otro nuevo amigo: Kasparov. Con quien juega siempre y alguna vez le ha ganado.

NOMBRE: Yaisa Guerra López Curso: 6º

Visitas: 3322
0

Publicado por en en Cuentos y poesias

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación Educativa El Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL PEÓN VALIENTE

         Erase una vez un peón que estaba muy triste porque no servía para nada.

         Un día el peón se decidió a hablar con el Rey:

Amadura-          Sr., he decidido que como no tengo ninguna cosa para defenderme si hace el favor, de prestarme algunas cosas que necesito: la armadura, el escudo y la espada.

Y el Rey contestó:

-          Por supuesto peoncito, le diré a Torreón que te dé la mejor armadura y la más fuerte y resistente, luego la espada de mi padre, por supuesto la mejor, dijo el Rey.

¡Llegó el día de la batalla con el rey negro! El Rey negro secuestró a rey blanco. Entonces Alfitrón, Torreón y Peoncito fueron a rescatarlo.

     MazmorraEl Rey y sus súbditos estaban encerrados en una mazmorra del castillo, todo era negro: la cama, el suelo, incluyendo las paredes pero lo único que no era negro, era una flecha blanca que habían tirado en la última batalla. A la noche siguiente Torreón,  Alfitrón y Peoncito estaban ya en la entrada del castillo. ¡Qué susto se llevó Peoncito cuando secuestraron a sus amigos!

     Rápidamente se escondió en una torre de piedra negra, luego fue a liberar al Rey y a los demás. Ahora Peoncito es el Héroe del Castillo Blanco.

NOMBRE: Beatriz Mancera Ramírez

Curso: 3º

Visitas: 3293
0

Publicado por en en Cuentos y poesias

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación Educativa El Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL AJEDREZ Y EL MAR

Ajedrez y el marEN EL MAR SUMERGIDO UN AJEDREZ ENCONTRÉ

Y COMO ERA MUY BONITO PARA MÍ ME LO QUEDÉ.

ENTRE  MADERAS Y ESCOMBROS ALLÍ LO ENCONTRÉ,

TENÍA UNA MAGIA QUE NO PUDE COMPRENDER,

Y DESDE EL MOMENTO EN QUE LO VI POR ÉLME INTERESÉ.

PARECÍA QUE LAS PIEZAS SE MOVÍAN,

TAL VEZ FUERAN IMAGINACIONES MÍAS,

PERO UNA VEZ MIRANDO LA LUNA,

 LES LLEGÓ LA FORTUNA

DE MORIR Y TENÍAN

QUE IR A VER A SUS FAMILIARES,

LunaQUE LE ESPERABAN EN SU PAÍS.

AÚN RECUERDO AQUELLOS DÍAS QUE EL

AJEDREZ ESTUVO EN  MI HABITACIÓN

Y POR LA NOCHE MIRANDO LA LUNA

ME PREGUNTO:

¿SERÁ LA MAGIA QUIEN ME LO ENVIÓ?

NOMBRE: Auxi González Ajeno

Curso. 6º

Visitas: 2918
0

Publicado por en en Cuentos y poesias

JOSUA Y EL AJEDREZ

         Erase una vez en un pueblo a las afueras de la ciudad llamado Monteardiente vivía una honrada familia compuesta por Laura y Luis que eran los padres, y sus dos hijos llamados Eva y Jósua.

         En esta familia tan tranquila todos eran felices excepto Jósua. El gran sueño de éste era el de ser famoso jugando al Ajedrez, pero como Jósua sabía que era muy difícil vivía muy desilusionado.

         Todos los amigos de Jósua sabían jugar al ajedrez menos él; por este motivo y puesto que le gustaría aprender, un día decidió comprarse un tablero de  ajedrez.

         SubastaUn día cuando se dirigía a la ciudad, ya convencido de que se lo iba a comprar, se tropezó con una subasta. Se subastaban pertenencias del hombre más rico de la ciudad, puesto que había muerto, eran cosas valiosas y a muy buen precio. Cuando ya Jósua se iba a ir, levantó la cabeza hacia lo alto, se quedó plantado en el suelo, con la boca abierta, y ¡qué sorpresa!, el subastador sacó de las cajas para subastar, el sueño más deseado de Jósua: ¡Un tablero de Ajedrez¡

         Empezó la subasta y cuando el niño iba a ofrecer una cantidad por el tablero de ajedrez, de repente, una voz alejada ofreció una cantidad a la que Jósua no podía llegar, y puesto que ya no podía ser suyo se volteó y se fue.

         Pero, una voz lo llamó y le dijo:

-          No te vayas, esto es para ti.

Jósua se dio la vuelta y con cara interrogante dijo:

- ¿Para mí? ¿De verdad?

- Claro que es para ti. Es que desde que el hombre sacó el tablero de la caja te quedaste boquiabierto y como ya tengo bastante dinero no me importa y te lo regalo.

El niño tomó el tablero y sin agradecerle nada se marchó corriendo, sin darle tiempo a que se presentara.

         Cuando llegó a casa no podía ni hablar, no le salían las palabras, pero gracias a un manotazo que le pegó su madre, pudo contar todo lo que le había pasado.

         Sin pensárselo, el siguiente jueves asistió a clases de ajedrez en la mejor escuela de la ciudad llamada Agin y dirigida por Carmelo, un gran jugador de Ajedrez.

         NiñoBueno este profesor decidió hacerles unas pruebas para saber lo que sabían, se sentó con Jósua y con su tablero comenzaron la partida. El profesor fue el que comenzó y nada más empezar, Jaque Mate, el profesor ya tenía un punto, dos, tres, cuatro; pero de repente, Jósua empezó a remontar y ya al final ganó con cinco puntos de diferencia pero no se lo explicaba puesto que él nunca había jugado al ajedrez.

         Ya en su casa con más tranquilidad, intentaba encontrar una solución; pero por más que la buscaba no la encontraba. De repente oyó como si alguien estuviera hablando y de un salto el caballo negro del ajedrez se puso encima de la cama y junto con éste las demás piezas. Jósua se quedó petrificado, aquello era imposible, pues si las piezas estaban vivas y tomó la decisión de no contárselo a nadie.

         El caballo muy espontáneo dijo con un grito:

-          Me he enterado de que querías ser famoso, pues con nosotros lo puedes conseguir y tan sólo tienes que aprender hacia donde nos movemos cada uno de nosotros.

Y así fue.

         Cuando se lo había aprendido, retó al mejor jugador del pueblo, ya que este se iba a ir a Tenerife a competir con otros porque era el campeón.

         Al día siguiente Jósua compitió contra Samuel y le ganó; éste fue a Tenerife y a partir de que conoció a estas piezas que tenían vida no se ha separado de ellas para nada y hoy en día a salido en los periódicos y ha sido muy famoso.

NOMBRE: Eliseba Rodríguez Hernández 8º

Visitas: 3243
0
TOP